Relato 2. ELFOS Número II MMI Mayo-Junio

Jordi José. Entrevista Sci-Fi
Murciélagos y Dragones
La leyenda de la Dona d'Aigua
Sirenas y Bardos. Poesía.

logo elfos

Leyendas de Bécquer. Impresiones.
Bécquer. Leyendas desde el Moncayo III.
Próximos contenidos
Recibe ELFOS en tu correo electrónico

relato

Un viejo esqueleto
Por Flavio Gabriel Tonelli
flaviotonelli @ hotmail.com

-- Relatos anteriores --

Darío se quedó mirando cómo la vieja se alejaba, completamente desconcertado por sus palabras y sin poder pensar en lo que significaban; el cansancio también había embotado su mente.

Entró en su casa, besó a su esposa, a sus dos hijas y a su hijo menor y se fue a dar una ducha.

Cenó apenas hubo terminado de bañarse - eran poco más de las ocho- miró el noticiero de César y Mónica y se fue a dormir. No daba más.

El despertador sonó a las cinco y veinte de la madrugada. Darío lo apagó, encendió la luz y se vistió lentamente, a pesar del frío; sus músculos doloridos no le permitían moverse más aprisa. Desayunó mate cocido con leche y pan con miel. Se encajó la campera gastada, se puso las herramientas al hombro (a las que había agregado una lámpara portátil) y se fue, cerrando despacio la puerta del frente.

Todavía era de noche. Caía una helada cruel. El aire frío le hizo llorar los ojos.

Cuando llegó al terreno donde cavaba los cimientos, temblaba de frío. Se apresuró a enchufar la lámpara y a colgarla de un poste que había plantado especialmente para aquel fin. De inmediato comenzó a cavar, al principio penosamente, pero con el consuelo de saber que entraría en calor.

No llevaba más de veinte paladas cuando golpeó algo duro. Maldijo el cimbronazo que el golpe produjo en su brazo derecho. Acercó la mano para sacar lo que creía un ladrillo y tocó algo liso. Repentinamente sintió un escalofrío. Acercó la lámpara hacia donde había golpeado con la pala y descubrió una forma blancuzca e indefinida. Siguió cavando tratando de seguir los contornos del objeto que había descubierto, sin tener en cuenta las reglas de los cimientos. Varias paladas cuidadosas descubrieron un fémur. Unas cuantas más mostraron otro y, después de poco más de media hora, Darío tuvo ante su vista un esqueleto entero - indudablemente humano- que hasta ese momento había estado en posición fetal.

Darío se sentó y se tomó la cabeza. Aquello era algo que lo superaba. El sol ya estaba alto cuando pudo al fin tomar una decisión. Se levantó, tomó sus herramientas, y fue hasta su casa; allí le contó a su esposa su hallazgo y su intención de llamar a la policía. Ella estuvo de acuerdo.

Mediaba la mañana en el momento que un oficial de policía embolsó los huesos y los cargó en una camioneta.

pasa página
portada
© copyright 2001 de los autores
© copyright 2001 Chema Gutiérrez Lera
Revista ELFOS