El Capitan Trueno. Tebeos en Aragón en el siglo XX. Aragoneria.
Aragoneria > Documentos > Tebeos > El Capitán Trueno

El Capitan Trueno. Tebeos en Aragón en el siglo XX. Aragoneria.



Tebeos del Capitán Trueno que circularon por Aragón e hicieron las delicias de pequeños y Mayores.

Tebeos del Capitán Trueno 1 Tebeos del Capitán Trueno 2

Portada y primeras viñetas del primer cuaderno de El Capitán Trueno (Año 1956). La acción se desarrolla en el siglo XII durante la tercera toma de San Juan de Acre (Tercera Cruzada), presentando al Capitán como jefe de un grupo de españoles que luchan junto a Ricardo Corazón de León.

VÍCTOR MORA

Padre literario de El Capitán Trueno, excepto en los cuadernos núms. 26 al 45, que llevan la firma de Ricardo Acedo. Nacido en Barcelona en 1931. Es también el guionista de otros grandes héroes del tebeo español como: El Jabato, El Cosaco Verde, El Corsario de Hierro, Dani Futuro, etc.

Leer más información en: Fundación Víctor Mora


Portada del cuaderno nº 3

Portada del cuaderno nº 11

MIGUEL AMBROSIO ZARAGOZA "AMBRÓS"

El primer y mejor dibujante que ha tenido esta serie. Nacido en Albuixech (Valencia) en 1913, y fallecido en 1992. Llevan su firma los cuadernos núm. 1 al 35 y 37, y en colaboración con Beaumont, los núms. 36, 38 al 45, 52 al 168, y 173 al 175. Es autor también de otros grandes héroes del tebeo español como: El Jinete Fantasma, Chispita o El Corsario de Hierro.

Otros dibujantes de El Capitán Trueno, fueron: Ángel Pardo, Adolfo Buylla, Tomás Marco, Martínez Osete, Fuentes Man y J. Grau.

Dibujos Ambros
Viñetas al comienzo del cuadernillo número 9, donde apreciamos a los cuatro principales protagonistas de la serie dibujados por Ambrós.
Colección: Joan Navarro

Portada del cuaderno nº 15
Portada del cuaderno nº 15
Portada del cuaderno nº 19
Portada del cuaderno nº 19
Portada del cuaderno nº 29
Portada del cuaderno nº 29
Portada del nº 52
Portada del nº 52
Portada del cuaderno nº 70
Portada del cuaderno nº 70
Portada del cuaderno nº 73
Portada del cuaderno nº 73
Portada del cuaderno nº 75
Portada del cuaderno nº 75
Portada del cuaderno nº 76
Portada del cuaderno nº 76
Portada del famoso cuaderno nº 107
Portada del famoso cuaderno nº 107 que salió a la venta el 20 de octubre de 1958 y con el que se recibía
gratuitamente el primer número de "EL JABATO".
Portada del cuaderno nº 130
Portada del cuaderno nº 130
Portada del cuaderno nº 153
Portada del cuaderno nº 153
Portada del cuaderno nº 157
Portada del cuaderno nº 157
Portada del cuaderno nº 159
Portada del cuaderno nº 159
Portada del cuaderno nº 162
Portada del cuaderno nº 162
Portada del cuaderno nº 168
Portada del cuaderno nº 168
Portada del cuaderno nº 170
Portada del cuaderno nº 170
Portada del cuaderno nº 181
Portada del cuaderno nº 181
Portada del cuaderno nº 183
Portada del cuaderno nº 183
Portada del cuaderno nº 258
Portada del cuaderno nº 258

ALMANAQUES DE NAVIDAD

Almanaque navidad 58
Almanaque navidad 60

EXTRAS DE VERANO

Extra de verano
Extra de verano

EN LA REVISTA "PULGARCITO"
(Núm. 1388 de 9 de diciembre de 1957)

EN LA REVISTA PULGARCITO

LA REVISTA (Año 1960)

Semanas antes, la aparición de la Revista había sido anunciada en las tapas traseras
de los cuadernos de la serie original:


Colección: Joan Navarro


Colección: Joan Navarro

CARTELES PUBLICITARIOS

EL CAPITÁN TRUENO Y SUS AMIGOS, EN FIGURAS DE PLÁSTICO
(Pertenecen a la colección de José Aguilar Hernández)



RECORTABLE

EL CAPITÁN TRUENO, EN CORREOS

NOVELAS

REEDICIONES VARIAS y nuevas aventuras ..

ARTÍCULOS:

50 AÑOS CON EL CAPITÁN TRUENO

Artículo publicado en la revista "La Sirena" que edita el Club de Empleados del Banco

Santander Central Hispano

(Primavera 2006)

El año 1956 se presentaba para los españoles más o menos como los diecisiete anteriores. Ya había pasado tiempo desde que la guerra civil había terminado, pero daba la sensación de que en este país siempre iba a ser posguerra. Los chavales crecíamos en la calle jugando con cosas elementales y palabras como "ordenador" o "mega", tan usuales hoy en día, tenían otro significado. No se respiraba racismo, al menos con la raza negra. Los veíamos en las películas ambientadas en África y dibujados en los botes de Cola-Cao o en los envoltorios y cromos del Chocolate Batanga. Incluso algunos críos les envidiaban, pues reían que su color se debía a que se pasaban el día atiborrándose de chocolate. No teníamos negros, ni chinos, ni árabes.. no teníamos inmigrantes. Éramos nosotros los que teníamos que emigrar. Las niñas querían ser princesas y si alguna como mi vecina Pilarín, estaba excesivamente delgada, no era por moda, sino porque el miserable sueldo de su padre no daba para alimentar debidamente a la prole que tenía en casa. En el mes de junio de ese año 1956, apareció por primera vez en nuestras vidas "El Capitán Trueno".

En aquellos tiempos, dos de las mejores diversiones posibles eran los tebeos y el cine, por lo que mencionar a editoriales como: Bruguera, Maga o Valenciana, era como hablar de: Cifesa, Paramount o Metro-Goldwyn-Mayer.

Sería en los primeros meses de ese año cuando Editorial Bruguera encarga al guionista barcelonés, Víctor Mora, estudiar la creación de un personaje que pudiera convertirse en un gran éxito comercial. En aquel momento, esta editorial publicaba "El Cachorro" y quería algo que, al menos, pudiera parecérsele.

Víctor Mora ha confesado muchas veces que de todos los mitos en que podía basarse para la creación de un nuevo héroe, el mito de la Tabla Redonda era el que más le podía inspirar. Aunque Editorial Valenciana llevaba años vendiendo muy bien un personaje medieval como "El Guerrero del Antifaz", tenía muy claro que su nuevo cuaderno de aventuras, salvo en la época en que se ambienta, no debería parecérsele en nada. Además, iba a nacer en el mismo momento en que las pantallas de los cines proyectaban con gran éxito de taquilla, films histórico-medievales como: "Los Caballeros del Rey Arturo", "El Príncipe Valiente", "Coraza Negra" o "Ivanhoe".

Nada más aceptar Bruguera la sinopsis que del nuevo personaje le presentara Víctor Mora, el siguiente paso sería encontrar al dibujante adecuado. Lo encuentran en la casa en la figura de Miguel Ambrosio Zaragoza (Ambrós), natural de Albuixech (Valencia), que pocos meses antes había llegado procedente de Editorial Grafidea, donde había alcanzado gran éxito con personajes como "Chispita" y "El Jinete Fantasma".

El primer cuaderno de "El Capitán Trueno" en formato apaisado (17 x 24), sale a la venta el mes de junio de 1956, al precio de 1,25 pesetas. El comienzo de sus aventuras se sitúa en el siglo XII, a las puertas de Jerusalén durante la Tercera Cruzada, presentando al nuevo héroe como jefe de un grupo de españoles que lucha junto a Ricardo Corazón de León. No obstante, la característica más importante de la serie será el continuo desplazamiento de los personajes protagonistas por todos los rincones del mundo, a los que llegaba rápidamente gracias al ingenio de un sabio de la época, amigo de Trueno (Mago Morgano), que adelantándose notoriamente a su tiempo, había inventado un globo aerostático. En el primer cuaderno aparecerían ya su fiel escudero, Goliath, forzudo bonachón, y el joven Crispín, que avanzada la serie se descubrirá como hijo de un fallecido compañero de armas del Capitán. Muy pronto, en el tercer cuaderno, aparecería la otra gran protagonista de la serie, Sigrid de Thule. Ella fue la dama y eterna novia del Capitán Trueno. Hija del rey vikingoThorwald. Adoptada a la muerte de sus padres por Ragnar Logbrodt, que en su agonía (cuaderno nº 70), le revela su origen y derecho al trono de Thule. Ya reconocida reina, dejaría durante algunos períodos de tiempo de acompañar al Capitán para dedicarse a asuntos de gobierno. Demostraría una increíble paciencia ante los sucesivos aplazamientos de boda que las continuas aventuras imponían.

Además de los principales personajes, hubo muchos otros que alcanzaron gran celebridad, tanto en el apartado de amigos como de enemigos. Así podemos recordar grandes amigos de Trueno, como el anteriormente mencionado padre adoptivo de Sigrid, Ragnar Logbrodt. El Príncipe Gundar, antiguo pretendiente de la reina de Thule. Ricardo Corazón de León, Rey de Inglaterra y jefe de los cruzados en Palestina. Morgano, el mago que en el cuaderno nº 13 de la serie regalaría al Capitán su invento del globo aerostático. Zaida, antigua reina de los negreros, redimida por Trueno, enamorada de éste, se casaría finalmente con Gundar. Entre los más encarnizados enemigos podemos mencionar a Akrón el Hechicero, Capitán Krisna, General Cimitarra, Ulrich el Negro, Conde Kaffa, Titlán el Tirano, etc.

En realidad, la aparición de "El Capitán Trueno" supuso toda una renovación de la historieta española de aventuras. A diferencia de "El Guerrero del Antifaz", este héroe y sus amigos disfrutan con sus correrías y no se sienten esclavizados por ellas. Son simplemente caballeros andantes dispuestos a desfacer entuertos, a salvar doncellas cautivas, a derrocar tiranos opresores y a desvelar misterios impenetrables, y lo hacen con alegría y sin darle demasiada importancia.

Es imposible saber el número de lectores que pudo alcanzar en sus mejores momentos. Hay datos que hablan de 175.000 ejemplares vendidos, pero hay que tener en cuenta que en aquellos años cincuenta era habitual el intercambio de tebeos en las tiendas e incluso el alquiler, por lo que hay quien asegura que algún número de la serie pudo llegar a ser leído por más de un millón de personas.

La colección alcanzaría los 618 ejemplares y, Víctor Mora, que firmaba como Víctor Alcázar, sería su único guionista, salvo en los números 26 a 45, que llevan la firma de Ricardo Acedo. En cuanto a los dibujantes, pasarían muchos, pero Ambrós fue el más importante de todos ellos con diferencia. Sus dibujos aparecen en la mayoría de los doscientos primeros números y, curiosamente, su colaboración con Beaumont coincide con la época de mayor tirada. Aunque esos primeros doscientos son de una calidad inusitada, hasta el número 400 puede leerse con interés. Después, entre el lógico cansancio de Víctor Mora y la poca calidad de los sucesores de Ambrós, la serie degeneraría hasta un final que se prolongó demasiado.

Aunque siempre recordaremos a este personaje por la publicación original, no sólo apareció en los cuadernillos apaisados. En 1960, apareció la revista "El Capitán Trueno" en formato vertical y tamaño 25 x 17 centímetros. Se publicó durante ocho años, alcanzando los 427 ejemplares. También aparecería durante varios años en las páginas centrales de la revista "Pulgarcito" y en la Colección Héroes (novelas con páginas de historietas). No podemos omitir los típicos Almanaques de Navidad y Extras de Verano.

En resumidas cuentas, "El Capitán Trueno" generó grandes beneficios a sus editores aunque, como suele ocurrir, no repercutieran en sus autores, porque además de esas series originales, se llegaron a hacer numerosas reediciones y se publicó en varios países. La publicidad también aprovechó la fama del personaje (recuérdense las tres aventuras del Capitán con el Paje Elgorriaga para la firma Chocolate Elgorriaga, en las contraportadas del cuaderno y la revista). Se lanzaron también escudos adhesivos, hojas recortables y panoplias de espada y escudo. La casa Estereoplast creó una serie de figuritas de plástico con los principales personajes de la serie, sus barcos, animales, etc.

Pero este éxito comercial de excepción no implica una calidad fuera de serie. La editorial no supo reconocer lo que un dibujante como Ambrós había creado y permitió que algunos dibujantes mediocres y el cansancio argumental la aniquilaran poco a poco. ¡Qué distinto hubiera sido "El Capitán Trueno" si todos los episodios hubieran sido dibujados por Ambrós y escritos por Mora!.

En cualquier caso, "El Capitán Trueno" permanecerá siempre en el recuerdo de los millares de jóvenes que pasaron emocionantes horas en su compañía.

Rafael Castillejo Murillo


LA HIJA DE RAGNAR LOGBRODT

Publicado en la revista "LA SIRENA"

Primavera 2001

Se dijo de ella que fue la primera sueca que "ligó" con un español. En realidad no era sueca, sino noruega. Fue una bella princesa, hija adoptiva de un pirata vikingo llamado Ragnar. Como muchos lectores habrán adivinado, me estoy refiriendo a Sigrid, la novia de El Capitán Trueno.

En el año 1.956, los chavales que crecían con un trozo de pan con aceite y azúcar en una mano y un tebeo en la otra, la vieron aparecer por primera vez, en el cuaderno número tres de la colección y, salvo que por razones de estado tuviera que quedarse alguna vez en su palacio de Thule, acompañó siempre en sus aventuras a este héroe de toda una generación, sin olvidar a otros dos amigos inseparables, como lo fueron aquel gigante hercúleo y bonachón ... Goliath y, un adolescente huérfano e intrépido ... Crispín.

Sus aventuras nacían de la pluma de un guionista llamado Victor Mora, y su mejor dibujante fue, sin lugar a dudas, el que lo presentó a nuestros ojos durante los aproximadamente doscientos primeros números, Miguel Ambrosio Zaragoza "Ambrós".

Un día, me decía un amigo diez años más joven, que tras haber tenido en sus manos algún cuadernillo de esta serie, no sólo no comprendía nuestro enorme interés en dicho personaje, sino que incluso le había parecido de ínfima calidad. Yo, que ya he tenido que pronunciarme a veces sobre el tema, le dejé terminar sus explicaciones y seguidamente le pregunté por los números que había ojeado. Me dijo que habían sido un cuatrocientos y pico y unos de los últimos, es decir, alrededor del número seiscientos.

Tras decirle que comprendía perfectamente que concretamente esos episodios no le hubieran gustado, le invité a mi casa para demostrarle el porqué del éxito en su día del viejo Capitán. Y así, le enseñé aquel par de cientos de ejemplares de enorme calidad, los dibujados por "Ambrós", y mi amigo pudo comprobar que, efectivamente, no se parecían en nada a los que él había visto.

Ahora, al igual que ha ocurrido con otros héroes del tebeo, El Capitán Trueno va a ser llevado al cine. El director, será Juanma Bajo Ullóa y, yo, la verdad, temo que vuelva a ocurrir algo como lo del amigo que antes comentaba.

Para dirigir una película sobre este personaje, hubiese preferido alguien que rondara los cincuenta años de edad. Alguien que hubiera vivido sus aventuras en su justo momento, el de aquellos extraordinarios doscientos primeros cuadernos, cuando la televisión no había entrado en los hogares españoles. Cuando el "continuará" significaba ansiedad, y recordatorio de que el próximo martes debíamos acudir a nuestra tienda de tebeos y golosinas más cercana para adquirir el siguiente cuaderno que nos sacaba de dudas acerca de si la flecha que surcaba el aire iba a herir a alguno de nuestros amigos, o sobre la identidad del sanguinario enmascarado que en la última viñeta del número anterior, comenzaba a quitarse el yelmo.

Aunque después se han publicado varias reediciones, el efecto causado entre la juventud no ha podido ser el mismo que a finales de los cincuenta produjo tiradas de hasta 175.000 ejemplares a la semana. No obstante, deseo la mejor de las suertes a este joven director que ya demostró con "Airbag", su dominio en la narrativa trepidante, pero... El Capitán Trueno, era mucho más que eso, era sobre todo, aventura acompañada de amistad, valor y camaradería, amor eterno a su bella dama y una demostración constante de que la justicia siempre se imponía.

Eran sin duda otros tiempos. Además,. dudo que la actriz que resulte elegida para interpretar a Sigrid, nos haga olvidar a la rubia princesa vikinga dibujada por Ambrós.

Rafael Castillejo

Este artículo "LA HIJA DE RAGNAR LOGBRODT", lo cedí con todo mi cariño a la "Exposición Tebeos de Anteayer", que realizó con gran éxito mi buen amigo José Laporta Oller. A la derecha, puede verse el momento en que estoy presentando su inauguración, el viernes 4 de mayo de 2001.

No puede decirse lo mismo de la película que por aquel entonces decían iba a rodarse. No sé si sería porque no encontraron a la princesa Sigrid adecuada, por problemas de financiación o porque nadie escribió el guión que el personaje merecía. A mí, particularmente, no me importó en absoluto. Hay cosas que es mejor dejarlas como están.

Rafael Castillejo Murillo

Entrada principal a mi desván de recuerdos: